Con el objetivo de ganar competitividad, adaptar sus tiendas a los cambios del entorno competitivo y adecuar su oferta a las nuevas necesidades del consumidor, Caprabo continúa con su plan de transformación de supermercados a un modelo de nueva generación.

En el primer semestre de 2018, la compañía ya ha transformado 11 supermercados y prevé finalizar el año con unos 60, el 20% de su red total.

El proceso de renovación de supermercados se inició con varias propuestas piloto en 2017. Tres tiendas -en Granollers, Barcelona e Igualada- aplicaron el modelo renovado con resultados de crecimiento superiores al 10% de media. En el último trimestre de ese año, Caprabo añadió a las pruebas otras dos tiendas. Dos tiendas franquiciadas, una de ellas la de Ampans, el primer supermercado de Cataluña gestionado íntegramente por personas con discapacidad, que abrió sus puertas en Manresa, en noviembre. De esta forma, Caprabo ya finalizó 2017 con 5 supermercados de nueva generación.

Hasta la fecha, Caprabo cuenta ya con 16 tiendas con el formato actualizado de nueva generación. En concreto, en el primer semestre de 2018, Caprabo ha transformado tiendas en Barcelona ciudad y también en poblaciones de la provincia, como Sant Pere de Ribes, Sant Joan Despí, Sant Cugat del Vallés y El Prat de Llobregat.

Un proceso vivo

Caprabo considera la transformación de supermercados como "un proceso vivo". La renovación iniciada en 2014 ha pasado por diferentes fases a lo largo de los últimos años para culminar en este modelo renovado de nueva generación que apuesta por estar mejor adaptado a las necesidades del consumidor, cubrir más necesidades de consumo y recoger las tendencias del mercado que cuenta con un consumidor más heterogéneo.

Para Caprabo, la transformación de sus supermercados supone "una gran oportunidad para recuperar y renovar los valores tradicionales del comercio de proximidad basado en una especialización de las secciones de frescos; un amplio surtido de productos que abarca desde las referencias de marca propia hasta las grandes marcas; que incorpora un amplio abanico de productos de proximidad; que cuida la calidad de la atención al cliente; que aporta servicios de valor añadido; y todo ello buscando la excelencia de la experiencia de compra", aseguran desde la compañía.

El nuevo modelo incorpora una apuesta por los productos frescos, que ganan aún más protagonismo. La importancia que tienen para Caprabo los productos frescos va acompañada de un programa de formación que incluye a todos los profesionales que trabajan en las secciones de panadería, charcutería, carne, pescadería, fruta y verdura.

Por otro lado, las nuevas tiendas de Caprabo presentan una estética renovada. Colores cálidos combinan con más iluminación, una iluminación ecológica que permite mayor ahorro energético. La introducción de muebles oscuros permite resaltar el producto. En este sentido, la sección de perfumería adquiere una nueva dimensión, ya que incrementa el espacio en tienda e introduce un mayor número de referencias, apostando además por introducir novedades en gamas como, por ejemplo, cosmética natural y ecológica, que crece un 40%, y parafarmacia.

Ganan espacio y presencia las soluciones para un consumo saludable, lo que se traduce en secciones potenciadas, como la ecológica y la dietética, que amplían su surtido y que están registrando incrementos de venta superiores al 80%. Asimismo, las nuevas tiendas incluyen una sección soluciones culinarias. Igualmente, ofrecen una amplia variedad de comida internacional como el sushi.

Por otro lado, los productos de proximidad mantienen su protagonismo y aparecen reforzados gracias al desarrollo del Programa de Proximidad por Comarcas, que permite disponer de más de 2.600 referencias de 300 pequeños productores y cooperativas agrarias de todas las comarcas catalanas.