Consum ha firmado un contrato con el Consorci de la Zona Franca de Barcelona para la construcción de su nueva plataforma logística de Cataluña en la Zona Franca de Barcelona, con una inversión de 50 millones de euros. La nueva instalación concentrará la Plataforma de Mercancías Generales (Alimentación seca y no alimentación) y las centrales de frutas y de pescado. En ella trabajarán unas 170 personas de la zona, objetivo prioritario para Consum que apuesta por la generación de empleo estable en todas las poblaciones donde está presente. Desde allí abastecerá a los cerca de 150 supermercados que Consum tiene en Cataluña. La nueva plataforma logística de Consum se ubicará en una parcela de 92.000 m2 de superficie en la calle A del Polígono Industrial de la Zona Franca mediante un contrato de larga duración.

La nueva central logística se construirá en dos fases. La primera, con una superficie de 23.400 m2, se prevé que se inaugure en mayo de 2014. Dicha fase corresponde a la Plataforma de Mercancías Generales con tres áreas diferentes: área de Alimentación, área de No Alimentación (que incluye, droguería, perfumería y bazar) y Logística Inversa. Esta plataforma contará con un Automatismo de Alta Rotación con capacidad para gestionar 10.000 palets al día y otro de Baja Rotación para productos al unitario, con más de 3.000 referencias. También dispondrá de un aparcamiento con 250 plazas para los trabajadores. En una segunda fase, la cooperativa construirá un Almacén Logístico de 13.600 m2 de superficie que albergará las centrales de Fruta y Pescado. Consum prevé que esta nueva plataforma logística esté totalmente operativa para 2015.

Con la nueva plataforma logística en la Zona Franca, al estar integrada en una misma instalación las centrales de Frutas, Pescado y Producto Seco, se acortarán los tiempos de entrega a las tiendas y se mejorará la variedad y la rotación de productos en el supermercado, hecho que redundará en beneficio del consumidor. Las nuevas instalaciones incorporarán la última tecnología para optimizar la gestión y hacerla sostenible, mediante la incorporación de fotocélulas que combinan tecnología de bajo consumo y tecnología LED asociadas a sensores de movimiento, centro integrado de retorno de envases, contenedores y palets reutilizables, procesado de plásticos y cartones, entre otras medidas sostenibles.