El sector de la distribución ha valorado, según Anged, muy positivamente la decisión del Consejo de Ministros de conceder la declaración de zona de gran afluencia turística a diez nuevos municipios, que se suman a las 14 grandes ciudades que ya fueron declaradas en 2012. Esta medida impulsará la libertad de empresa y de horarios de apertura del comercio y, por consiguiente, permitirá aprovechar todas las oportunidades de generación de ingresos y empleo que ofrecen los 60 millones de turistas que visitan España todos los años.

El turismo es la principal industria de la economía española y su magnífica evolución está siendo uno de los pilares de la recuperación. Con la medida aprobada por el Consejo de Ministros, los comerciantes de los grandes destinos turísticos podrán aprovechar, como ya lo hace cualquier empresario del sector servicios, todo el potencial de consumo, creación de riqueza y empleo de los turistas. Así, para Anged "la liberalización de los horarios comerciales en las nuevas zonas de gran afluencia turística puede ser una palanca para el consumo, un estímulo para el turismo de compras y un atractivo más para los núcleos urbanos en beneficio del resto de actividades económicas y el empleo de las ciudades".

Anged, igualmente, ha mostrado su disposición a dialogar con las autoridades municipales y el resto de actores implicados sobre las nuevas zonas de gran afluencia turística, con el objetivo de que toda la economía local pueda beneficiarse de esta oportunidad, sin discriminación alguna.

Límites a las comisiones en tarjetas

Por otra parte, según Anged, el comercio minorista celebra la decisión adoptada también por el Consejo de Ministros para establecer límites a las comisiones interbancarias para los pagos con tarjeta de crédito. "Se trata de una mejora competitiva del comercio minorista y beneficiará asimismo a los consumidores, tal y como han reiterado las autoridades europeas, que preparan un Reglamento de obligado cumplimiento para los Estados Miembro", indican desde la patronal de grandes superficies.

Gracias a la medida del Gobierno, los comerciantes españoles podrán adelantar, como mínimo, dos años la aplicación del futuro Reglamento europeo y ahorrar en este periodo unos 400 millones de euros en comisiones (200 millones de euros al año).

España va a ser el primer país en aplicar esta normativa comunitaria para las tasas de intercambio (ya aprobada por el Parlamento Europeo en primera lectura), que fija una comisión máxima del 0,3% para los pagos con tarjeta de crédito; y para las tarjeta de débito en el 0,2% del valor de la transacción o siete céntimos de euro, la que resulte menor de ambas. Además, para las operaciones inferiores a 20 euros los límites serán de 0,2% para crédito y 0,1% para débito.