Lidl ha cumplido lo anunciado el pasado mes de mayo acerca de eliminar las bolsas de plástico para la compra y desde el pasado 1 de enero ya no vende bolsas de plástico para la compra en ninguna de sus 550 tiendas de España. En concreto, desde que anunció su compromiso la compañía ha dejado de vender 30 millones de bolsas y, ahora que la medida es efectiva en todos sus establecimientos, dejará de distribuir 100 millones de bolsas de plástico en 2019.

La decisión de Lidl de retirar las bolsas de plástico de las líneas de caja ha recibido numerosos apoyos en distintos ámbitos, especialmente por parte de sus clientes. Según una encuesta previa realizada a más de 5.500 compradores de la cadena, más del 90% se mostraba a favor de la retirada de las bolsas de plástico y de la utilización de alternativas más sostenibles para transportar la compra.

Como alternativa a las bolsas de plástico, Lidl apuesta por la reutilización. Por eso ofrece al consumidor bolsas de rafia reutilizables a 0,50 euros, para que el cliente la adquiera una vez y la reutilice siempre que vaya a hacer la compra. Alternativamente, también se ofrecen dos tamaños de bolsas de papel para clientes que no traigan consigo su propia bolsa.

Lidl dejará de distribuir cada año 100 millones de bolsas

La retirada de las bolsas de plástico se inició ya el pasado mes de mayo, en las tiendas que Lidl tiene en las islas Baleares y, a principios de verano, se amplió a las de Cataluña y la Comunidad de Madrid. Así, desde hace medio año, más de 200 tiendas de la compañía (el 40% de su red en España) operan sin vender bolsas de plástico. Esto ha supuesto ya un ahorro de 30 millones de bolsas al medio ambiente.

Desde el 1 enero, en ninguna de las 550 tiendas de Lidl en España se pueden comprar bolsas de plástico para transportar la compra. Con esta medida, Lidl deja de distribuir cada año 100 millones de bolsas, lo que se traduce en la eliminación de más de 1.300 toneladas de plástico y la no emisión de más de 1.000 toneladas de CO2 al año. Y con ello la empresa prevé dejar de ingresar cada año 1,5 millones de euros.

Lidl se ha comprometido a garantizar que todos los envases de plástico de productos de marca propia sean 100% reciclables hasta 2025

La retirada total de este tipo de bolsas es una medida enmarcada en una estrategia global de Lidl para la gestión y el uso sostenible de los plásticos. Dicha estrategia tiene, entre otros objetivos, reducir el uso del plástico al menos un 20% hasta 2025. De este modo, la cadena va mucho más allá de los compromisos que se ha fijado la patronal del sector y que se centran en reducir el plástico en un 21% en los productos frescos que se envasan en tienda, hasta 2021.

Además, en 2019 Lidl eliminará de sus tiendas todos los artículos de plástico de un solo uso (vajillas de plástico, pajitas para beber, bastoncillos de algodón para los oídos, etc.) y se ha comprometido a garantizar que todos los envases de plástico de productos de marca propia sean 100% reciclables hasta 2025.