Este jueves 7 de febrero, Lidl abre las puertas de su nuevo supermercado en el histórico edificio Tres Molinos. La nueva tienda será un referente para la compañía en Españapor ser su tienda más grande y sostenible, así como por el valor arquitectónico del edificio. Una construcción que se ha llevado a cabo recuperando un espacio emblemático ubicado en el municipio de Esplugues (Barcelona) y que fue durante más de 40 años un restaurante de referencia.

La nueva tienda se ha inaugurado con la presencia de la alcaldesa de Esplugues, Pilar Díaz, de Ana Luño, directora Regional de Lidl en Cataluña y de Jordi Massó, director de Expansión e Inmuebles de Lidl en Cataluña. El nuevo establecimiento generará cerca de 40 nuevos empleos para una plantilla total de 45 personas y ha requerido una inversión superior a los 15 millones de euros. Cuenta con una superficie de 1.800 metros cuadrados y más de 150 plazas de aparcamiento organizadas en dos plantas. Cntará, además, con 4 estaciones de carga para vehículos eléctricos. Tres Molinos sigue la línea de las últimas aperturas en las que Lidl apuesta por espacios amplios –que permite tener más surtido de productos–, la última tecnología en ahorro energético –dentro de su firme apuesta por la sostenibilidad–, y una distribución segmentada de las diferentes secciones.

La compañía ha impulsado la rehabilitación del emblemático edificio entre Esplugues y Barcelona, declarado patrimonio artístico protegido, para convertirlo en su tienda referente en eficiencia energética

Para Ana Luño "se trata de un proyecto singular y único en toda España, que nos permite recuperar un espacio emblemático para la ciudad de Barcelona. Un espacio que durante muchos años se convirtió en el punto de referencia de celebraciones y que después de varios años cerrado, esperamos vuelva a formar parte de la vida de todos los ciudadanos".

En materia de sostenibilidad y eficiencia energética, el edificio dispondrá de un novedoso sistema de climatización VRV, que permite tratar cada área de forma individualizada, consiguiendo así un ahorro energético de hasta el 20%. A nivel de iluminación, se ha empleado la última tecnología led que permite hasta un 80% de ahorro respecto a un sistema convencional. Además, la tienda incorpora un sistema domótico/inteligente para el control de las instalaciones.

La reforma del espacio se ha llevado a cabo siguiendo las pautas de patrimonio artístico protegido y dentro del establecimiento se han integrado los tres molinos ya existentes. Además, se han respetado los elementos más tradicionales e icónicos, como los muros de la fachada que dan a la Ronda de Dalt. Dentro del plan urbanístico para la remodelación de los Tres Molinos, Lidl también se ha encargado de construir una nueva zona verde para el municipio de Esplugues de más de 6.000 metros cuadrados. Este parque urbano está situado en el barrio de El Gall, en un solar hasta ahora ocupado por antiguas fábricas.

En los últimos años Lidl está llevando a cabo una ambiciosa estrategia de expansión por toda España, y que está llevando a la compañía a inaugurar unos 30 nuevos establecimientos cada año. En los tres últimos ejercicios Lidl ha invertido cerca de 1.000 millones de euros en mejorar y ampliar su red de tiendas en el país. El objetivo de Lidl es seguir creciendo en todo el país, poniendo el foco especialmente en las grandes ciudades, donde se concentra la mayor parte de la población. En este sentido, en los últimos tiempos la compañía ha abierto nuevas tiendas en el centro de Madrid (c/ Cartagena), Barcelona (en los mercados de Sant Antoni y Vall d'Hebrón) o Valencia (c/ Marqués del Turia), por ejemplo.

Para Jordi Massó, director de Expansión e Inmuebles de Lidl en Cataluña, "con esta inauguración, desde inicios de 2018 hemos abierto un total de seis nuevas tiendas en el área metropolitana de Barcelona y, para 2019, están en marcha ya nuevos proyectos, como la tienda de la calle Batlló y la de los Jardines de Málaga. Estamos en permanente búsqueda de nuevas ubicaciones en toda el área metropolitana de Barcelona para seguir abriendo nuevas tiendas y acercarnos así a nuestros clientes".

Lidl dispone actualmente de más de 550 tiendas en España, repartidas por todo el territorio nacional. El modelo tradicional de tienda de Lidl suele caracterizarse por una sala de ventas de unos 1.400 metros cuadrados de media. En las grandes ciudades, a veces, no hay locales disponibles con las dimensiones necesarias para implantar este estándar, por ello, en las grandes zonas urbanas Lidl suele adaptar su modelo a plantas bajas de locales comerciales que permitan implementar una sala de ventas de unos 1.100 metros cuadrados.

Los Tres Molinos

Los emblemáticos Tres Molinos, que presiden la entrada a Barcelona por la zona sur, ya forman parte del imaginario colectivo de los habitantes de la Ciudad Condal y su entorno, que los han visto infinidad de veces en sus desplazamientos habituales. Su historia se remonta a 1961 cuando se levantaron los tres molinos, inspirados en el estilo de los originales manchegos, en unos terrenos que hasta entonces habían acogido la celebración de fiestas. Una compañía de restauración decidió abrir un restaurante en esta zona con vistas privilegiadas, y el arquitecto encargado del proyecto Climent Maynés, fue quien decidió dar forma de molino a la única torre que había, que era cuadrada, y construir dos más en el mismo espacio. A partir de aquí, el restaurante tomó el nombre de Los tres Molinos y se especializó en celebraciones y banquetes.

Años más tarde, en 1984, el ayuntamiento de Esplugues de Llobregat declaró los molinos como "Bien Cultural" del municipio al considerarlos un elemento "atípico y singular del perfil de la ciudad". El restaurante cerró en 2001 y tras intentos fallidos de otros negocios de ocio, los terrenos se quedaron sin actividad y se fueron deteriorando.