Mercadona ha colaborado en 2018 repartiendo más de 8.300 toneladas de alimentos en un total de 170 comedores sociales y otras entidades. El valor de en total torna en unos 11,5 millones de euros. Gracias a esta iniciativa, que forma parte de su proyecto de colaboración social, el año pasado 12.900 familias de toda España se beneficiaron de este apoyo.

Según el informe realizado por Ecodes, la implicación de Mercadona tiene un retorno social, económico y medioambiental que se traduce en bienestar social. Concretamente, y de acuerdo con el estudio basado en la metodología SROI (retorno social de las inversiones en sus siglas en inglés) realizado, el programa de colaboración que realiza la compañía genera un efecto multiplicador claro, que provoca que cada euro que la compañía dona directamente derive en 3,7 euros de beneficio social, hasta alcanzar en 2018 una contribución que, indirectamente, ha superado los 42,5 millones de euros en retornos sociales.

Cada euro que la compañía dona directamente deriva en 3,7 euros de beneficio social

El informe concluye que los 11,5 millones de euros de alimentos donados a las diferentes entidades que gestionan estos comedores sociales representan únicamente el 29% del beneficio social generado, un beneficio social directo que evita a estos 170 comedores sociales la compra de los productos y los gastos operativos asociados a la logística de su adquisición.

En este sentido habría que sumar el beneficio social indirecto de esta colaboración, que alcanzaría un valor total de 29 millones de euros, el 70% del beneficio social generado, gracias a la mejoría de la salud física y del bienestar material y emocional de estas 12.900 familias, así como a la repercusión que ello tiene en las relaciones sociales y en diferentes aspectos clave de la vida, como por ejemplo el mejor rendimiento escolar de sus hijos.

El 1% del beneficio social restante proviene de las mejoras medioambientales que genera esta iniciativa de Mercadona, que reduce el desperdicio alimentario y las emisiones de CO2, lo que evita la producción de comida adicional y provoca un ahorro de energía y recursos valorado, por Ecodes, en 0,5 millones de euros.

Para Víctor Viñuales, director Ejecutivo de Ecodes, “el esfuerzo que Mercadona realiza tanto personal como por medio de la donación de productos tiene un retorno social, económico y medioambiental positivo que genera bienestar social. Su implicación produce un efecto tractor que ha provocado que, en 2018, los 11,5 millones de euros de contribución directa se hayan traducido en un total de 42,5 millones de euros si se suman los beneficios indirectos de carácter intangible aportados a los diferentes miembros de las familias beneficiadas, como por ejemplo la mejora de su autoestima y estabilidad que ello genera en sus relaciones sociales”.