Central Lechera Asturiana acaba de poner en el mercado una nueva leche fresca que, gracias al leve tratamiento térmico al que es sometida, conserva toda su pureza, propiedades nutricionales y características organolépticas.

La pasteurización es un método diseñado para que la leche pierda la totalidad de los microorganismos perjudiciales para la salud, pero alterando lo mínimo posible la composición física y química de la leche y las sustancias con actividad biológica tales como las vitaminas. La leche pasterizada, de esta forma, conserva sus propiedades nutricionales y organolépticas y todo su sabor, dando como resultado "una leche de toda la vida que deja marca en el vaso, pensada para aquellas familias y hogares donde se valora mucho el sabor del producto", asegura Marta Hernández Cabria, directora de Calidad y Nutrición de Central Lechera Asturiana.

"La leche, al contrario que otras bebidas derivadas de vegetales, es un alimento muy completo y presenta un contenido nutricional importante ya que contiene minerales como el calcio, fósforo y magnesio y vitaminas A, D y del complejo B", añade Hernández. La presencia de estos componentes varía mucho según la vida y alimentación que hayan tenido las vacas, como demuestran numerosos estudios científicos. La vida al aire libre, la no estabulación continuada del ganado, los pastos naturales de las montañas de Asturias y los cuidados de los ganaderos, con constante seguimiento y atención sanitaria de cada vaca, determina la calidad de la leche.

Leche Fresca incrementa la oferta de Central Lechera Asturiana y completa la gama de productos 100% naturales de la marca, con las variedades entera y semidesnatada. Ya está disponible en el mercado en formato de 1 litro, con un precio de lanzamiento recomendado de 0,89 euros.