AMDPress.- El índice general de producción industrial (IPI) aumentó en julio un 1,7% respecto al mismo mes del año anterior, descontando los efectos de calendario esta variación se sitúa en el 1,6%, según los datos facilitados ayer, 10 de septiembre, por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Según el destino económico de los bienes, las tasas de variación respecto al mismo mes del año anterior han sido de un 2,5% para los bienes de consumo (un -2,4% para los bienes de consumo duradero y un 3,2% para los bienes de consumo no duraderos), un -3,2% para los bienes de equipo, un 2,0% para los bienes intermedios y un 6,0% para la energía.

Descontando los efectos de calendario, estas tasas interanuales pueden estimarse en un 2,4% para los bienes de consumo (un -2,6% para los bienes de consumo duradero y un 3,1% para los bienes de consumo no duradero), un -3,3% para los bienes de equipo, un 2,0% para los bienes intermedios y un 6,0% para la energía.

Teniendo en cuenta estas variaciones, la tasa media del IPI se sitúa en un 1,6% en los siete primeros meses de 2003 respecto al mismo periodo de 2002. Por su parte la evolución de la tasa media de la producción industrial atendiendo al destino económico de los bienes ha sido del 1,3% para los bienes de consumo (un -0,8% para los bienes de consumo duradero y un 1,6% para los bienes de consumo no duradero), del -0,2% para los bienes de equipo, del 2,7% para los bienes intermedios y del 1,9% para la energía.

Las actividades que experimentan las mayores subidas en la media durante los meses de enero y julio de este año fueron las coquerías y refino de petróleo con un 10,3%, y la industria química, con un 6,9%. Por el contrario, las que experimentan menores crecimientos son la fabricación de máquinas de oficina y equipos informáticos, con un –41,6%, y la extracción de productos energéticos, con un –10,8%.