El sector ferial español registró un importante incremento en sus actividades durante el año 2000. Según los datos facilitados por la Asociación de Ferias Españolas (AFE), en el pasado ejercicio se celebraron 381 salones, lo que representa un incremento del 8,86% respecto a 1999, son una superficie neta de exposición de 3.554.764 metros cuadrados, un 26,56% más. El número de visitantes se incrementó en un 7,65%, hasta alcanzar los 109.185, y el número de visitantes ascendió a 13.978.544, con un ligera variación del 0,08% respecto al ejercicio anterior.

Por otra parte, los efectos inducidos por la actividad ferial en el sector terciario superaron los 2.404 millones de euros (400.000 millones de pesetas), cifra a la que habría que añadir los derivados de las transacciones realizadas entre expositores y visitantes.

Estas cifras, según la AFE, sitúan la actividad ferial en España en la cuarta posición dentro de la Unión Europea, inmediatamente después de Alemania, Italia y Francia. Juan Garaiyurrebaso, presidente de AFE, señala que los principales retos del sector a corto plazo son “incrementar la calidad y la internacionalización, así como las actividades de formación”