AMDPress.- Francisco Francés, presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Bienes de Equipo (Sercobe ), anunció el 25 de junio en la clausura de la asamblea anual que la facturación en el sector de los bienes de equipo ascendió en 2002 a 31.010 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,5% respecto al ejercicio anterior.

Francés señaló como causa del estancamiento el descenso de la inversión interna, que sumó 1.580 millones de euros. Aunque recalcó que esta cifra "no es dramática", ya que en Europa el descenso se situó en el 4%. A pesar de los datos registrados, las exportaciones se incrementaron en un 0,9%, concentrando el 62% de la producción. Las ventas en la UE aumentaron por su parte un 4% y en Europa Central y del Este en un 8%. Igualmente ascendieron en China, mientras que en Latinoamérica cayeron, hecho que lamentó el presidente de Secorbe.

La cifra de importaciones se situó en un volumen de 33.480 millones de euros, lo que supone un descenso del 3,6% y una concentración de la producción del 26%. Por su parte, los niveles de empleo no sufrieron una variación significativa respecto al anterior ejercicio, al contar con 470.000 trabajadores de forma directa o indirecta.

Francés mostró una postura optimista en cuanto a la evolución del sector, a pesar de los malos datos del último ejercicio. Prevé una recuperación modesta del sector gracias a la probable inversión en bienes de equipo. En cuanto a las exportaciones, instó a las empresas a que consoliden su presencia en otros mercados, en especial el asiático, debido a que la demanda de países europeos y latinoamericanos no presenta perspectivas favorables.

El Ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, asistió a la clausura de la Asamblea de Secorbe donde anunció su previsión de crecimiento del sector de los bienes de equipo para los próximos siete años gracias a la inversión ya comprometida de algunos sectores en esta actividad. Piqué también recomendó a las empresas su expansión hacia el mercado asiático y la inversión en tecnología con el fin de resultar más competitivas frente a empresas de países extranjeros, para lo que contaron con el apoyo del Ministerio a través del Plan Nacional de I D I 2004-2007.

Piqué también anunció que sería conveniente llevar a cabo una modificación del Estatuto de los Trabajadores para conseguir una mayor flexibilidad laboral, aunque afirmó que el Gobierno no está pensando cambiar nada actualmente, aunque sí ve deseable que se abra un debate sobre este tema en la próxima legislatura.

Piqué añadió que "los sindicatos con representación en los sectores de automoción, industria textil e industria química están dando muestras de flexibilidad porque tienen voluntad de encontrar fórmulas conjuntas con la patronal".