Ball Corporation ha obtenido la certificación Aluminium Stewardship Initiative (ASI) en sus 23 plantas de producción de latas de bebidas en la región EMEA (Europa, Oriente Medio y África). Este logro constituye un hito fundamental en materia de sostenibilidad para Ball, que se convierte así en el primer fabricante de latas de bebidas en cumplir con los principios sociales, medioambientales y de buen gobierno establecidos por ASI.

La certificación pone en valor el compromiso de Ball con la reducción de su huella de carbono, al emplear energía renovable en todas sus actividades en la Unión Europea, Serbia y Reino Unido. Por su parte, en Estados Unidos, también ha anunciado el uso de energía renovable en todas sus operaciones a partir de 2021.

Ron Lewis: "Los consumidores cada vez buscan productos más respetuosos con el medioambiente y confían en el aluminio como fuente responsable"

“Nos sentimos muy orgullosos de ser el primer fabricante de latas de bebidas en obtener la certificación ASI”, ha manifestado Ron Lewis, presidente de Ball Beverage Packaging para la región EMEA. “Gracias a su infinita capacidad de reciclado, las latas de aluminio constituyen el envase de bebidas con mayor crecimiento en Europa. Los consumidores cada vez buscan productos más respetuosos con el medioambiente y confían en el aluminio como fuente responsable. La certificación, unida a la inversión en energías renovables, demuestra el compromiso de Ball por la reducción de la huella carbono y la economía sostenible”.

ASI es una iniciativa compuesta por varios integrantes que garantiza que el suministro, producción y gestión del aluminio se realizan de manera responsable a lo largo de toda la cadena de valor. Para responder a una demanda cada vez mayor de envases sostenibles por parte de los consumidores, el programa de Aluminium Stewardship Initiative persigue conseguir con el aluminio los mismos objetivos que Forestry Stewardship Council (FSC) ha establecido para el papel y la madera, y que han conseguido que la sostenibilidad se convierta en un tema de interés general. Ball ha obtenido las dos certificaciones de estándares ASI, Performance (Rendimiento) y Chain of Custody o CoC (Cadena de Custodia).

El estándar ASI Performance certifica el esfuerzo realizado por Ball en todas sus plantas para valorar, gestionar y hacer público su impacto medioambiental, social y buen gobierno. Esto incluye cuestiones como consideración del ciclo de vida, reciclado, emisiones de gases de efecto invernadero, gestión del agua y residuos, biodiversidad, integridad corporativa y respeto de los derechos humanos, tanto de los trabajadores como las comunidades locales.

El estándar ASI CoC establece los requisitos para la creación de una “cadena de custodia” para el material producido y procesado a lo largo de toda la cadena de valor; es decir, en el caso de Ball, conecta las prácticas verificadas y certificadas por el estándar ASI Performance en todos los eslabones: desde la minería y la refundición del aluminio a la fundición, laminado, producción y llenado de latas.

Kathleen Pitre: "Colaboramos estrechamente con nuestros clientes para ayudarles a cumplir sus objetivos de sostenibilidad, entre ellos, el de asegurar una cadena de suministro responsable"

“Estamos respondiendo al aumento de la demanda por parte de los consumidores, en Europa y el resto del mundo, de adquirir envases realmente sostenibles e infinitamente reciclables”, ha explicado Kathleen Pitre, directora comercial y de Sostenibilidad de Ball Corporation. “Colaboramos estrechamente con nuestros clientes para ayudarles a cumplir sus objetivos de sostenibilidad, entre ellos, el de asegurar una cadena de suministro responsable. En Ball nos sentimos muy orgullosos del logro que representa haber obtenido esta certificación”.

“Nos complace otorgar la Certificación ASI a Ball Corporation, el mayor productor de latas de bebidas y el primero del sector en alcanzar este hito”, ha declarado la Dra. Fiona Solomon, consejera delegada de Aluminium Stewardship Initiative. “El estándar ASI Performance incluye aspectos críticos para toda la cadena de valor del aluminio. El programa se centra en la obtención, producción y gestión responsable de este importante metal industrial. La Certificación ASI permite al sector del aluminio demostrar su responsabilidad y constituye una garantía, independiente y fiable, de sus buenas prácticas. Los programas de certificación de la cadena de suministro como ASI son cada vez más importantes tanto para clientes como para otros grupos de interés que exigen garantías de que las compañías llevan a cabo prácticas de sostenibilidad reales”.

El 75% del aluminio producido en algún momento todavía sigue en uso hoy en día. Este metal desempeña un papel clave en la creación de una economía verdaderamente circular. Ball está liderando los esfuerzos de todo el sector dirigidos a incrementar significativamente la tasa de reciclaje de latas de bebidas de aluminio en Europa, actualmente en torno al 75%. Reciclar aluminio y no tener que volver a producir material virgen supone un ahorro de energía del 95%, y contribuye así a alcanzar los objetivos de reducción de emisiones de dióxido de carbono.