Verallia, fabricante de envases de vidrio para bebidas y alimentación, acaba de invertir 30 millones de euros en la modernización de su planta de Alcalá de Guadaira (Sevilla). Entre las mejoras incorporadas en sus nuevas instalaciones destaca un nuevo horno y la introducción de la tecnología Flex Line, un innovador sistema de producción de series reducidas que incrementa la flexibilidad de la fábrica y le permite satisfacer las necesidades de personalización de sus clientes.

La planta sevillana está especializada en la producción de envases para licores, aceites y aceitunas, vinos, refrescos y conservas. Según Emmanuel Auberger, director general de Verallia en España y Portugal, "Sevilla es ahora más flexible, más eficiente, más segura y ergonómica, con una plantilla mejor formada y más competitiva". La firma ha contado con el apoyo de la Junta de Andalucía, a través de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía y de los fondos Feder de la Unión Europea.

Emmanuel Auberger ha querido recalcar la necesidad de fomentar la educación para el reciclaje -debido a la gran importancia que tiene para esta industria el vidrio reciclado-, ya que en Andalucía sólo se reciclan 10Kg/por habitante, lo que está muy lejos de la media española (un 50% menos) y completamente desfasado de las mejores regiones europeas. "El vidrio es 100% reciclable hasta el infinito, nosotros lo podemos reciclar y hacer de las botellas consumidas nuevas botellas por lo que hay que transmitir a la gente que evite llevar el vidrio al vertedero. Además creamos empleo, según nuestro estudio de Economía Circular generamos más de 400 empleos en esta comunidad" comentó.