El grupo Vidrala sigue trabajando por un futuro industrial eficiente y sostenible. La construcción de un nuevo almacén de 30.000 metros cuadrados anexo a su planta portuguesa Santos Barosa, en Marinha Grande, supone la mayor inversión logística de su historia con la que ampliará significativamente la flota de Vidrala Logistics, en línea con el compromiso de ofrecer el mejor servicio de entrega al cliente.

Con las soluciones de transporte interno automático y vehículos eléctricos que incorporan las nuevas instalaciones, se da un paso más hacia la eficiencia de flujos y la reducción del consumo energético. En una segunda fase, el grupo Vidrala contempla una ampliación de las naves y un plan de digitalización que permitirá la entrega de documentación desde los puestos de conducción de los vehículos. Además, con el fin de ofrecer el mejor servicio de entrega al cliente, la instalación lusa será integrada en el sistema digital de control online de entregas de producto.

Implementa soluciones de transporte interno automático y vehículos eléctricos, dando un paso más hacia la eficiencia de flujos y la reducción del consumo energético

Además, gracias al apoyo de la Cámara Municipal de Marinha Grande, desde el 3 de mayo, 350 camiones semanales dejan de transitar por la estrecha rua de Santos Barosa. En su lugar, circulan ahora por una salida más amplia, de acceso directo a la estrada dos Guilhermes, contribuyendo así a descongestionar el tráfico en las inmediaciones, concretamente en el barrio de Picasinos y a mejorar la calidad de vida de sus habitantes. De manera adicional, dentro de las instalaciones de Santos Barosa, se ha habilitado un amplio espacio interior para los camiones que garantiza la ausencia de camiones en espera en el exterior.

La planta Santos Barosa emplea a 506 personas directamente. Dado que más del 90% de la producción en estas instalaciones se destina a exportación, Santos Barosa supone una contribución muy relevante para la balanza comercial regional. La filial portuguesa del grupo contribuye además a la economía local y nacional con 6,5 millones de euros en impuestos.

Desde que el grupo Vidrala adquirió Santos Barosa en 2017, ha destinado más de 50 millones de euros a equipar los hornos de la planta con la tecnología más puntera. Ha introducido, además, mejoras muy relevantes que han permitido reducir significativamente el consumo de gas natural. La planta cuenta, a su vez, con electrofiltros de control de las emisiones de dióxido de carbono al medio ambiente y está prevista la implantación de una gran instalación de energía solar fotovoltaica que será la mayor de la zona. Santos Barosa es, por tanto, un claro ejemplo del modelo de industria 4.0, comprometida con la preservación de su entorno, por el que apuesta el grupo Vidrala.