AMDPress.- Tras la publicación de los resultados correspondientes al pasado año, que arrojaron pérdidas por valor de 1.200 millones de euros, el presidente y consejero delegado de Ahold España, Gerard van Breen, ha remitido una carta a los proveedores de la compañía y otra a cada uno de sus 14.000 empleados en las que asegura que la situación financiera de la compañía no es tan delicada como incialmente se podría pensar.

Y que, además, no "han tenido lugar, ni están planificados contactos con terceros" con objeto de vender la empresa.

Por otra parte, el director de Ahold, Anders Moberg, ha eludido pronunciarse sobre el futuro de las tiendas del grupo holandés de distribución en España, aunque ha reconocido la falta de rentabilidad durante el ejercicio 2002. En ese año, no obstante, la filial hispana facturó un 2,7% más y aumentó un 28% el resultado bruto de explotación.

Sea como fuere, los analistas insisten en que Ahold necesita urgentemente recursos financieros, y sus activos en España figuran entre los más atractivos a la hora de una posible venta.