El gobierno argentino ha prohibido las importaciones de carne y de cualquier otro producto que contenga carne o vísceras de vacuno o de otros rumiantes, producidos en países europeos que hayan registrado algún caso de Encefalopatía Espongiforme Bovina. La lista de países que no podrán exportar sus productos comprende a Gran Bretaña, Irlanda, Alemania, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Países Bajos, Luxemburgo, Portugal, Suiza, Austria, Federación Rusa, Finlandia, Italia, Lituania, Omán, Polonia, República Checa y Suecia. La medida adoptada, a través de una Resolución Oficial, es “transitoria” y se adopta como fórmula de emergencia ante la continúa aparición en Europa de reses con EEB.