El grupo Bodegas y Bebidas ha llevado a cabo una reestructuración de su cúpula directiva. Jesús Chocarro, hasta ahora director general de la compañía, ha sido nombrado adjunto a Pedro Oyarzabal, actual consejero delegado; mientras que Fernando Tabar, anterior subdirector general comercial, será el máximo responsable del desarrollo del grupo en el exterior. Guillermo Oraá, por su parte, abandona la dirección financiera para pasar a ocupar el puesto de director comercial. El anterior puesto de Oraá lo ocupará a partir de ahora Antón Laucirica. Por último, Francisco Ligero, actual enólogo del grupo, pasará a depender directamente del consejero delegado, Pedro Oyarzábal.