AMDPress.- El Consejo de Administración de Centros Comerciales Carrefour decidió ayer, lunes, 1 de diciembre, convocar una Junta General Extraordinaria de Accionistas, en la que, entre otros puntos del día, se someterá a votación la modificación del objeto social de la entidad.

Según el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se pretende que los accionistas se pronuncien sobre la ampliación el mismo con objeto de adecuarlo a las nuevas actividades que pretende llevar a cabo la compañía.

Estas actividades en las que Carrefour está estudiando su entrada incluyen servicios de telecomunicaciones, electricidad, gas, así como productos inmobiliarios y financieros. De entrar en el mercado energético, Carrefour seguiría en cierto modo los pasos de El Corte Inglés, que también ha anunciado su intención de desembarcar en la venta de servicios energéticos y de telecomunicaciones, aprovechando la próxima liberalización del sector energético, que mueve unos 16.000 millones de euros anuales.

Esta modificación del objeto social supone, pues, la apertura a futuras diversificaciones, aunque fuentes del grupo han asegurado que esas opciones no se afrontarán de forma inmediata ya que aún no hay nada concreto al respecto.