AMDPress.- Según las cuentas revisadas que presentó ayer, 2 de octubre, el grupo holandés de distribución Ahold, que ocupa la tercera posición mundial, durante el año 2002 perdió 1.210 millones de euros, ya que absorbió los costes derivados de una reducción del valor de sus activos en Argentina, España y Estados Unidos.

Las pérdidas señaladas, que han sido auditadas bajo las normas holandesas del GAAP, provienen básicamente y como queda dicho de la depreciación contable de 1.300 millones de euros en el valor de sus operaciones en España, Argentina y en Estados Unidos.En conjunto, la pérdida de valor de sus operaciones en 2002 suman un total no auditado de 3.200 millones de euros, de los cuales 2.700 millones están relacionados con U.S. Foodservice, su filial estadounidense inmersa en un escándalo contable.

En cualquier caso, el patrimonio neto de la compañía disminuyó a 2.610 millones de euros al cierre del 2002, menos de la mitad de los 5.800 millones de euros que tenía en septiembre de ese año.

Ahold podría tratar de conseguir unos 6.000 millones de euros mediante ahorros de costos, emisiones de acciones, la emisión de bonos convertibles y, sobre todo, a través de la venta de activos. En este sentido, Anders Moberg, presidente ejecutivo de Ahold, ha manifestado que la empresa anunciará los detalles de su estrategia financiera en la asamblea de accionistas prevista para este mes.

En lo que concierne a España, el grupo holandés ha reconocido una pérdida de valor de sus activos aquí de 898 millones de euros, como consecuencia del precio demasiado elevado que pagó por ellos en su momento. Su filial hispana, que controla los supermercados Supersol, facturó unos 2.000 millones de euros en 2002, con una plantila de unos 14.000 empleados.