El Parlamento Europeo aprobó ayer una resolución en la que solicita al ejecutivo comunitario que prohiba el uso de desperdicios animales reciclados en los piensos destinados a la alimentación no sólo del ganado vacuno sino también del ovino, caprino, aves de corral y peces. La Eurocamara considera que esta prohibición es necesaria mientras los Estados miembros no puedan garantizar que se cumpla la normativa comunitaria relativa a la prevención de la encefalopatía espongiforme bovina (EEB). La resolución también pide la elaboración de un plan comunitario "para el transporte, almacenamiento y la incineración de las harinas animales". En España, la venta de carne de vacuno ha descendido aproximadamente un 10% en una semana, desde que surgió en Francia la crisis por los casos de EEB registrados, según datos del sector productor facilitados por el Ministerio de Agricultura.