La multinacional estadounidense Gillette, especializada en productos de higiene corporal, ha anunciado la puesta en marcha de un plan de reestructuración de la compañía a nivel mundial que supondrá la supresión de 2.700 puestos de trabajo, el 8% de su plantilla actual, antes de que finalice el 2001.