Aral Digital.- Musgrave España ha cerrado el ejercicio 2009 con una cifra total de facturación de 190,1 millones de euros, lo que significa un descenso del 3,27% respecto al año anterior. De acuerdo con el plan estratégico de conversión de tiendas propias en franquicias, seis establecimientos pasaron a ser gestionados el año pasado en régimen de franquicia por lo que sus ventas no se suman integramente a este total.

No obstante, tomando los datos de venta al público de los supermercados franquiciados, se obtendrían unas ventas retail de 206,3 millones de euros, traduciéndose en un descenso del 2,6% respecto a 2008, según ha puntualizado Jesús de Anta, director financiero de la compañía, durante la presentación de los resultados, hoy, 19 de mayo, en Alicante.

"2009 se ha caracterizado por ser un año complejo para la economía mundial y en este contexto socioeconómico poco propicio, las enseñas que forman Musgrave España (Dialprix, Supervalu, Cash & Carry Dialsur y Dicost) han logrado ajustar sus políticas comerciales para conseguir sus objetivos marcados" ha recalcado Luis López, director general de la compañía.

En el desglose de ventas por divisiones, la minorista aglutina el 59% de las ventas (122,4 millones de euros) mientras que la mayorista alcanza el 41% (83,9 millones). "Adicionalmente, resulta especialmente satisfactorio el aumento del cash-flow generado hasta los 6,5 millones de euros y la inexistencia de endeudamiento bancario tanto a corto como a largo plazo al cierre del ejercicio" ha recalcado López.

En cuanto a la MDD, "la participación en la venta de productos de marca propia y semiexclusiva en Musgrave España ha supuesto un 15,33%, lo que ha significado un crecimiento de un 8% con respecto al ejercicio anterior", según ha adelantado Luis López.

Musgrave España, que realizó siete aperturas de tiendas el pasado año (seis Dialprix y un Supervalu), cerró el ejercicio con 62 establecimientos con la enseña Dialprix (21 propios y 41 franquiciados), 23 Supervalu (13 propios y 10 franquiciados), 64 Dicost (todos franquiciados) y 17 Cash & Carry Dialsur (todos propios). Los puntos de venta están repartidos entre las provincias de Alicante, Valencia, Castellón, Murcia, Almería, Cuenca y Albacete.

Finalmente, de cara a este 2010, los objetivos que se marcado la compañía pasan por franquiciar nueve supermercados propios, abrir seis nuevos Dialprix y Supervalu y mejorar la compra de los franquiciados en un 0,5%. Las inversiones previstas por Musgrave España para este año alcanzan los 4,5 millones de euros, destinados principalmente a la apertura de tiendas, la mejora de la capacidad logística y la innovación tecnológica.