Aral Digital.- La actual situación económica ha adquirido una relevancia fundamental en la explicación del aumento de los hurtos en el negocio del retail durante el curso pasado. Esta es la principal conclusión de la tercera edición del Barómetro Mundial del Hurto en el Retail realizado por el Centre for Retail Research e impulsado por Checkpoint Systems.

Las pérdidas del retail en España ascienden a 2.805 millones de euros en 2009 (entre el 1 de julio de 2008 y el 30 de junio de 2009), cifra que representa un 1,36% de las ventas y que supone una subida del 3,8% respecto a 2008. Los minoristas atribuyen un tercio del incremento de los pequeños hurtos a la recesión y algo más de una quinta parte del incremento de los hurtos cometidos por empleados a ese mismo motivo.

El 50,2% de las pérdidas provienen de hurtos de clientes, mientras que el 28,4% son hurtos de los propios empleados. El resto de las causas se reparten entre hurtos de proveedores (7,7%) y errores internos (13,7%).

Por su parte, las empresas del sector de la distribución invierten 745 millones de euros en seguridad (0,36% de las ventas), un millón más que el año pasado. “La distribución en España es de las mejor preparadas contra la pérdida desconocida”, indica Mario Tudela, director general de Checkpoint Systems para el Sur de España. Cada familia paga al año 152 euros más por estas pérdidas en lo que supone “un impuesto indirecto en toda regla”, asegura Tudela.

A nivel mundial, el nivel de los hurtos en el sector minorista alcanza 84.165 millones de euros ( 5,9%), registrándose el mayor aumento en Norteamérica ( 8,1%), Oriente Medio-África ( 7,5%) y Europa ( 4,7%).

A lo largo de este año, los índices de pérdida desconocida más elevados se han detectado en vestimenta/ropa y moda/accesorios (1,84%) o en cosmética/perfumes/productos de belleza/farmacia (1,77%). En productos de alimentación y comestibles, la mayor pérdida se ha detectado en cárnicos frescos, con un 3,38%, lo que representa dos veces y media más que el índice mundial de pérdida desconocida, del 1,36% en productos alimenticios. Los cárnicos cocinados gourmet también han alcanzado un elevado índice de pérdida desconocida, del 2,72%.