Aral Digital.- Las restricciones en el funcionamiento del mercado de la distribución, así como la imposición de barreras de entrada, están relacionadas con niveles de empleo más bajos, tal y como se deduce de un estudio realizado por los docentes de la Universidad del País Vasco María Paz Espinosa, Aitor Ciarreta y Maite Martínez-Granado e impulsado por la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged).

En este informe, los docentes ponen de manifiesto los “efectos claramente positivos que sobre el empleo tiene la apertura de establecimientos de grandes empresas de distribución”, según comenta la asociación que agrupa a cadenas como Alcampo, Carrefour, Eroski o El Corte Inglés.

A través de un análisis de las regulaciones del sector del comercio en las comunidades autónomas y las modificaciones practicadas a lo largo del tiempo, el estudio mide los efectos de esas modificaciones empleando técnicas econométricas.

Asimismo, las conclusiones de este estudio se encuentran en consonancia con las recomendaciones emitidas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), con las defendidas en otro informe publicado por el Banco de España y con la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), que sostienen la “conveniencia de liberalizar aquellos sectores protegidos de la competencia y destacan la necesaria eliminación de restricciones a la distribución comercial”, indican fuentes de Anged, que añaden que otros estudios similares han mostrado que la liberalización de este sector “tiene efectos macroeconómicos significativos frecuentemente infravalorados”.