Aral Digital.- Las marcas blancas de los supermercados británicos han crecido un 18% en cinco años, según rebela un informe llevado a cabo por la empresa de estudios de mercado Key Note. La cifra, recogida desde el año 2002, casi dobla el incremento medio de las ventas minoristas, que aumentaron un 9,5% en el mismo período. Para los analistas de Key Note, el auge de este tipo de productos se debe a que el poder dentro de la cadena productiva ha pasado del propietario de la marca al minorista, que puede reaccionar más rápidamente a las tendencias cambiantes dentro de la industria alimentaria.

“Los minoristas ahora controlan los precios y son más hábiles en la promoción de sus propios productos en el supermercado, lo que les da mayores márgenes de beneficios y más volumen de compra, colocándose así en una posición preferente en las negociaciones con los proveedores”, aseguran los autores del estudio. Key Note espera que la expansión de las marcas propias de los supermercados británicos se extienda a los productos no alimenticios.