Aral Digital.- Grupo Eroski cerró el ejercicio 2008 (con fecha 31 de enero) con unas pérdidas de 97 millones de euros, debido fundamentalmente, según apuntan desde la compañía, “a gastos extraordinarios no recurrentes y efectos contables ajenos a la actividad propiamente comercial”, entre los que destacan los derivados de los fuertes costes de la plena integración de la red de Caprabo en su estructura comercial. El resultado arrojado en 2008 contrasta con los beneficios generados en 2007, que alcanzaron los 207 millones de euros.

Por otra parte, el grupo de distribución de Elorrio (Vizcaya) alcanzó unas ventas brutas de 9.013 millones de euros (7.642 millones en 2007), generando unos recursos (Ebitda) de 370 millones de euros, un 7% menos, en términos comparables, que en 2007. Además, durante 2008, Eroski abrió 164 nuevos establecimientos, generando más de 2.200 nuevos puestos de trabajo.

La propia compañía destaca, asimismo, como hechos relevantes de 2008 la puesta en marcha “de estrategias comerciales innovadoras para hacer frente a la caída del consumo, que han incrementado la presión sobre los precios y los márgenes comerciales”. Por otra parte, también aprobó un modelo cooperativo para transformar la condición de todos sus trabajadores en socios cooperativistas y de sus sociedades mercantiles en cooperativas mixtas.

De cara a 2009, la compañía ha anunciado un descenso en sus inversiones y una “extensión más moderada de la red comercial”. Atrás queda ya aquel 2007, calificado como “excelente y memorable” por Constan Dacosta, presidente del grupo de distribución. Eran otros tiempos.