Los sindicatos de la cadena Marks & Spencer en España solicitaron ayer al Ministerio de Trabajo que tutele el proceso de desinversión de la compañía y la negociación con los trabajadores. En concreto, solicitan que “realice las gestiones que considere oportunas” para garantizar la integración de todos los puestos de trabajo en las compañías que adquieran los centros vendidos por Marks & Spencer. Como se sabe, el plan de reestructuración de la cadena británica en nuestro país afecta a nueve establecimientos y a una plantilla de 786 trabajadores.