Aral Digital.- Madrid y Barcelona se encuentran entre las principales ciudades europeas que mejores oportunidades comerciales ofrecen. Así se desprende del Ranking Europeo de Superficies Comerciales 2009 elaborado por Experian y Jones Lang LaSalle en el que se muestra la relación entre el gasto en las ciudades europeas y las rentas de centros comerciales 'prime', para dar a entender de este modo la calidad de la oferta de locales comerciales en una ciudad y los niveles de ventas que pueden alcanzar los operadores.

Londres y París aparecen como las mejores plazas europeas, puesto que dichas ciudades, que ocupan la primera y segunda posición en la lista en términos de consumo privado, presentan algunas de las rentas 'prime' más altas. España cuenta con dos centros entre los primeros siete de la lista europea. Madrid se sitúa en la cuarta plaza, con 5.377 millones de euros en gasto en área de captación (comparación de bienes en el centro de la ciudad). Barcelona, por su parte, es séptima con 4.398 millones de euros.

Roma, en tercer lugar, adelanta a Milán como principal ubicación italiana, mientras que el dominio de Londres en el sector comercial en Reino Unido es evidente. Glasgow es la única ciudad británica aparte de Londres entre los 20 primeros. En Alemania, a pesar de que el gasto total es más alto en Berlín las rentas son muy superiores en Múnich y Fráncfort.

Esto pone de manifiesto la importancia de analizar tanto el gasto como los niveles de renta a la hora de evaluar el potencial de las superficies comerciales de una ciudad. El «Euro Retail Ranking» es el primero en combinar tanto el gasto como los niveles de renta 'prime' para entender la calidad de la oferta de locales comerciales en una ciudad y los niveles de ventas que pueden alcanzar los operadores.

James Dolphin, director de locales comerciales para toda Europa en Jones Lang LaSalle, ha explicado que “los 'Euro Rankings' suponen un importante paso adelante a la hora de determinar y comparar el tamaño del gasto comercial en las principales ciudades europeas”. Se trata de un primer paso para evaluar oportunidades para operadores, promotores e inversores y así poder entender mejor la calidad del entorno, la demanda de alquiler y la disponibilidad de espacio.