El grupo alemán de distribución Rewe ha adquirido finalmente los establecimientos de la marca Standa, que cuenta con 119 puntos de venta y una facturación de 820 millones de euros (136.436 millones de pesetas), por unos 369 millones de euros (62.000 millones de pesetas). Para Rewe, uno de los grupos alemanes internacionalmente más dinámico, esta operación refuerza aún más su posición en Italia -tras el intercambio de activos realizado con Tengelmann a principios de año, lo que supuso su salida de España-, “que es y seguirá siendo”, según ha indicado Hans Reischl, presidente del consejo de administración de la compañía de hard discount, “un punto fuerte de nuestra expansión en Europa”.