La cadena estadounidense de distribución Sears, la segunda mayor de Estados Unidos, ha anunciado el cierre de 89 tiendas y el despido de 2.400 trabajadores en el primer trimestre del presente ejercicio. La compañía ha señalado que con esta medida se generarán unos gastos extraordinarios de 100 millones de dólares. Sears, que cuenta actualmente con 860 grandes almacenes y 2.100 tiendas especializadas, ha visto reducirse su beneficio un 3,4% en los dos últimos ejercicios.