Las compañías Unilever y Bonduelle han firmado un principio de acuerdo, efectivo a partir del 2 de enero de 2001 y únicamente pendiente de las últimas auditorías encargadas por ambas compañías y de las aprobaciones legales pertinentes, para establecer una alianza estratégica en el sector de los alimentos congelados. El acuerdo contempla el traspaso a Bonduelle del negocio de vegetales, la marca Frudesa y su fábrica de Benimodo (Valencia). Por su parte, Bonduelle se compromete a suministrar productos congelados para otras compañías de Unilever tanto en España como en Europa, así como a producir los platos preparados y pescados congelados que Unilever seguirá comercializando con las marcas Salto y Capitán. Además, Bonduelle suscribe un contrato de servicios con Unilever para que la distribución y administración de las ventas de Frudesa sigan realizándose por medio de la fuerza de ventas y estructura de gestión de Unilever. Santiago del Castillo, presidente de Unilever en España, ha declarado que “la alianza con Bonduelle es un paso más en nuestra estrategia de camino hacia el crecimiento. En el sector de alimentos congelados, nos centramos en potenciar a nuestras marcas líderes, Salto y Capitán, garantizando además el futuro de la fábrica”. Por su parte, Juan Garicano, director general de Bonduelle Ibérica, ha señalado que “estamos muy satisfechos de haber concebido una alianza estratégica con Unilever. Con el acuerdo alcanzado, no sólo se refuerza nuestra posición en este segmento de verduras, sino que también nos permite explotar sinergias entre las dos compañías”.