AMDPress.- La compañía catalana Borges está preparando una respuesta a la OPA que lanzó Sos Cuétara el pasado día 3 de octubre sobre la aceitera Koipe y que todavía debe ser aprobada por la CNMV. La compañía catalana de la familia Pont, con sede en Reus (Tarragona), está ultimando con diversas sociedades de valores y con un socio financiero el lanzamiento de una nueva OPA sobre el líder aceitero español, con el objetivo de crear un gigante del sector de capital netamente español.

Una vez la CNMV acepte la oferta de Sos Cuétara, que ofreció siete euros por acción de la aceitera, lo que supone valorar Koipe en 349,9 millones de euros (58.176 millones de pesetas), Borges dispondrá de quince días para lanzar una contra Opa que deberá superar al menos en un 5% la de la firma arrocera, según la ley del mercado de valores.

La firma catalana que ocupa el quinto puesto en el mercado nacional del aceite con una cuota de en torno al 5%, de tener éxito su contra Opa, daría lugar a un grupo líder del sector con una cuota del 34% y una facturación de unos 850 millones de euros (141.400 millones de pesetas). Borges facturó en su último ejercicio fiscal, cerrado el pasado mes de mayo, 369,6 millones de euros (61.500 millones de pesetas), procediendo la mitad de sus ventas en el mercado exterior.

Mientras que Sos Cuétara con la integración de Koipe crearía el segundo grupo alimentario español, por detrás de Ebro Puleva, con fuertes posiciones en los sectores de aceite, arroz, galletas y confitería, y una cifra de negocios de en torno a los 700 millones de euros (116.000 millones de pesetas). Koipe , que a través de sus marcas Elosúa, Carbonell y Koipe, lidera el mercado español de aceite envasado con una cuota del 30%, no presenta endeudamiento y cuenta con una liquidez de 156, 26 millones de euros (26.000 millones de pesetas). Su facturación en 2000 ascendió a 480,5 millones de euros (79.948 millones de pesetas) y el beneficio neto a 12,9 millones de euros (2.146 millones de pesetas).