El comisario de Agricultura de la Comisión Europea, Franz Fischler, ha confirmado hoy que la crisis que afecta al sector bovino europeo “va más lejos de lo que se pensaba y los últimos datos son alarmantes”. Las estimaciones más optimistas de Bruselas para hacer frente a las compras públicas de intervención de la carne de vacuno, ante el hundimiento de los precios, ascienden a 3.000 millones de euros (cerca de 500.000 millones de pesetas), frente al cálculo realizado por la UE al inició de la crisis de 1.000 millones de euros. Así mismo, en la reunión del consejo de ministros de Agricultura celebrada hoy en Bruselas para realizar un balance de la evolución de la Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) y evaluar la aplicación de la medidas puestas en marcha el pasado 1 de enero para hacer frente a la crisis que padece el sector de vacuno, Franz Fischler se ha pronunciado a favor de la implantación de nuevas medidas para limitar la producción de carne de vacuno en los países miembros, dada la situación, que él mismo calificó de “alarmante”.