AMDPress.- El grupo Campofrío Alimentación registró una facturación consolidada de 290,97 millones de euros en el primer trimestre de 2003, un 9,2% menos que los 320,2 millones obtenidos en el mismo período del año pasado. Para la compañía, este descenso se debe principalmente a la reducción del perímetro de consolidación de algunas filiales del exterior, como el cese de la actividad de la actividad de frescos en Portugal y el cierre de la fábrica de Ostroleka (Polonia), y al efecto negativo del tipo de cambio euro/rublo.

El resultado después de impuestos ha alcanzado los 0,3 millones de euros, casi un 95% menos que los 5,8 millones de los tres primeros meses de 2002. Este descenso ha estado motivado por la diferencia en el importe del Impuesto de Sociedades como consecuencia del ajuste positivo de 6,2 millones de euros contabilizado en 2002 por cambios en la normativa fiscal, según Campofrío.

El resultado bruto de explotación (EBITDA) se ha situado en 17,5 millones de euros, con un margen sobre las ventas del 6,0%, superior al 5,5% del primer trimestre de 2002. Mientras, el resultado neto de explotación del grupo ha sido de 6,6 millones de euros, un 20,2% más que los 5,49 millones obtenidos entre enero y marzo del pasado ejercicio.

Campofrío ha destacado el buen comportamiento en el mercado español de elaborados cárnicos, que gracias a los programas de innovación y a los nuevos productos ha compensado, en parte, las cifras de las filiales exteriores.

La compañía obtuvo unas ventas netas de 1.426 millones de euros en 2002, un 5,69% menos que los 1.512 millones del año precedente. De igual forma, el resultado consolidado bruto del grupo alimentario se situó en 22,4 millones de euros, un 12,84% menos que los 25,7 millones de 2001.