Carlos Cabanas, secretario general de Agricultura y Alimentación, ha planteado, durante la inauguración del II Punto de Encuentro Aecoc contra el desperdicio alimentario celebrado en Madrid, que ha congregado a unos 200 profesionales de empresas, administraciones públicas, entorno académico y bancos de alimentos, que el problema del desperdicio alimentario como "una cuestión que nos afecta a todos", no sólo por su repercusión económica, social y medioambiental, sino también por su innegable componente ético.

En este foro, Cabanas ha resaltado el carácter multisectorial y multidisciplinar de la Estrategia "Más Alimento Menos Desperdicio" promovida por el Departamento, "que requiere el esfuerzo y la cooperación de todo el sector agroalimentario español". Esa colaboración es imprescindible, ha señalado el secretario general, ya que "entendemos que la prevención y reducción del desperdicio alimentario jamás se debe combatir con políticas intervencionistas y restrictivas, sino de forma libre mediante recomendaciones, acuerdos voluntarios y autorregulación".

Cabanas ha expuesto las políticas e iniciativas que se han comenzado a desarrollar, como parte de las acciones de la Estrategia, y que se han materializado en diversos trabajos y publicaciones, así como en campañas de concienciación o en modificaciones de normas que contribuirán a la reducción del desperdicio. Así, en este primer año de los tres de aplicación que tiene la Estrategia, y en relación con su primer eje, centrado en la "Generación de Conocimiento", el secretario general ha explicado que se está trabajando en la definición exacta de lo que se entiende por desperdicio de alimentos, "en cada etapa y sector". Paralelamente se están también definiendo las prioridades en las actuaciones "en función, no solo de la cantidad de desperdicio generado, sino también de la eficacia de las medidas previstas para su reducción".

En relación con el segundo eje estratégico sobre la "Divulgación y Promoción de Buenas Prácticas y Acciones de Sensibilización", Cabanas ha destacado la "Semana de reducción de desperdicio alimentario", organizada por el Ministerio el pasado año y que se vuelve a celebrar en estos días, "para concienciar a la sociedad sobre la importancia del correcto aprovechamiento de los alimentos".

Por otra parte, y dentro del tercer eje de la Estrategia, correspondiente al "Análisis y Revisión de Aspectos Normativos" y del eje cuarto dedicado a la "Colaboración con Otros Agentes", el secretario general ha resaltado la colaboración con Aecoc y su Grupo de Prevención, en el que se ha realizado una exposición de los beneficios y oportunidades de mejora de la fiscalidad de las donaciones de alimentos.

Por último, y en relación con el quinto eje dedicado al "Fomento del Diseño y Desarrollo de Nuevas Tecnologías", ha comunicado que se está llevando a cabo un estudio, en colaboración con el Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria, sobre la optimización de la vida útil de los alimentos, "centrado en aquellos que más se desperdician, para así poder corregir ese malgasto".

Canastas Solidarias 

Recientemente, Grupo Dia y la Federación Española de Baloncesto han puesto en marcha una iniciativa "Objetivo: 2014kg de canastas solidarias" destinada a recoger 2014 kg de alimentos en las cerca de 2.500 tiendas que la cadena tiene en la España. Esta acción  forma parte del plan regular de redistribución de alimentos que la compañía tiene en marcha desde hace años y por la que el pasado año donaron más de 1.100.000 Kg de alimentos de los que se han beneficiado más de 1.300.000 personas, tal como explicó durante el II Punto de Encuentro contra el Desperdicio Alimentario Nieves Álvarez, directora de Relaciones Externas de Grupo Dia.

El evento organizado por Aecoc también ha acogido la acción "Canastas Solidarias", en la que los asistentes han conseguido 87 canastas en un tiempo récord, por las que, Dia y la Federación Española de Baloncesto han entregado 2014 kg de alimentos a la Federación Española de Bancos de Alimentos, Fesbal. El acto ha contado con la participación de Fernando Romay.

La prevención, clave

Por su parte, Senén Ferreiro, director general de Valora Consultores, ha analizado la importancia de trabajar en la prevención del desperdicio y cómo abordan este tema destacadas empresas de la industria alimentaria. La gestión de datos y de información es esencial para la planificación de las estrategias en la lucha contra el desperdicio. Aspectos como una gestión eficiente del stock o la adaptación de nuevas referencias y las reformulaciones de productos a las necesidades del nuevo consumidor son claves a la hora de prevenir el problema, así como trabajar de forma coordinada entre todos -fabricante, proveedor, distribuidor y consumidor-.

Miguel Ángel Martín, socio director del Apoyo Logístico, ha analizado la importancia del envase y embalaje a la hora de prevenir el desperdicio alimentario, un objetivo para el que es imprescindible "huir de criterios estrictamente de marketing a la hora de diseñarlos". Asimismo, ha insistido en la necesidad de que los departamentos de marketing trabajen en colaboración con las áreas logísticas y otros departamentos con el fin de ofrecer al mercado envases que tanto en su medida, composición y capacidad de conservación eviten el despilfarro.

Desde Carrefour, la responsable institucional de la Fundación Solidaridad, Maria Cid, explicó que el grupo, que lleva 35 años colaborando con los bancos de alimentos, dispone de la Fundación Solidaridad a través de la cual ayuda a miles de personas cada año. Su prioridad, que los productos sean siempre reaprovechados por alguno de los eslabones de la cadena y sobretodo, la donación de los productos aptos para el consumo humano.

El ejemplo holandés 

Durante el encuentro también se abordó el caso de Holanda que ocupa el segundo puesto europeo en desperdicio de alimentos, siendo el país en el que más se desperdicia en los hogares. Tanto el Gobierno como las empresas holandesas trabajan para la puesta en marcha de soluciones. Una de ellas, llevada a cabo entre Supermarket Plus y Hutten Catering consiste en reaprovechar los alimentos que no se comercializan en el punto de venta pero que son aptos para el consumo humano, y reconvertirlos en diferentes menús que se venden en el supermercado. Representantes de las dos compañías analizan los beneficios de la cooperación en el proyecto llamado "Food-2-Food". 

Asimismo, la coordinadora de la estrategia para la reducción del desperdicio del Ministerio de Asuntos Económicos del Gobierno Holandés, analizó la experiencia de los Países Bajos, que se han marcado reducir en un 20% el desperdicio de alimentos para 2015. Lo harán a través de una estrategia europea y global basada en el seguimiento y la transparencia en los datos, la sensibilización de los consumidores y ofreciendo facilidades a la industria.

Igualmente, durante el encuentro se puso de manifiesto que un 14% de los alimentos se pierden en el canal Horeca, un sector muy complejo que necesita de soluciones urgentes. Por ello, representantes de Compass Group, Makro y Unilever, analizaron en una mesa de debate las soluciones para reducir los más de 3.000 euros al año que tira de media un restaurante español a la basura. Un dato que supone más de 200 millones de euros anuales de pérdidas para el sector.

El Ii Punto de Encuentro Aecoc contra el Desperdicio Alimentario celebrado en Madrid ha combinado también el programa de ponencias con acciones de dinamización de la mano de algunas de las empresas participantes. Una de ellas la protagonizó Calidad Pascual queen el marco de su "movimiento RAP (reduce, ahorra, protege), mostró a los asistentes la importancia de plantar cara al desperdicio de alimentos desde propuestas imaginativas y bien coordinadas.