Aral Digital.- Clesa, empresa de Nueva Rumasa, y Capsa han llegado a un acuerdo para dar solución a la continuidad laboral de los trabajadores de la planta de Sevilla. Así, el viernes 11 de marzo acordaron rescindir anticipadamente el contrato de arrendamiento de industria firmado el 15 de octubre de 2008 entre Clesa y Capsa.

“El elemento primordial de dicho acuerdo es la aplicación de la cláusula novena del contrato de arrendamiento de 2008, mediante la que se estableció que, en caso de resolución, la totalidad de la plantilla pasaría a depender de nuevo de Capsa, manteniéndose intactos los derechos de la totalidad de los trabajadores”, indica el comunicado de Nueva Rumasa. Firmado el acuerdo el pasado viernes, la plantilla íntegra de la fábrica de Sevilla ha sido dada de alta de nuevo en Capsa, como se había pactado inicialmente.

Por otra parte, la firma del acuerdo y la devolución de la planta a Capsa, permitirá el traslado de la línea de producción de yogures y postres a Caldas de Reis (Pontevedra), “garantizando los puestos de trabajo de esta fábrica e incrementando la producción en la misma”, explica Nueva Rumasa.