AMDPress.-La cooperativa gallega Coren tiene previsto construir una planta de tratamiento de residuos ganaderos con una inversión prevista de 24 millones de euros (4.000 millones de pesetas). Con este complejo, que la cooperativa desarrollará en sociedad con la Caixa de Galicia, se solucionará el problema de los residuos provocados por la actividad de las empresas del grupo y servirá para producir abono y electricidad.

El complejo se ubicará en Xinzo de Limia (Orense), localidad donde a un radio de 50 kilómetros a la redonda se concentra el 50% del ganado que abastece a la cooperativa gallega, y su construcción se iniciará a principios de 2002, con el objetivo de que entre en funcionamiento en el segundo semestre del próximo año. Posteriormente y a tenor de los resultados, el proyecto irá extendiéndose al resto de la provincia, ya que se pretende que no suponga ningún coste para los accionistas y proveedores y se autofinancie con la venta de la energía generada.

El complejo estará compuesto por una planta de cogeneración, un secadero donde se producirá abono orgánico y una planta depuradora de agua, y tratará alrededor de 250.000 toneladas de residuos ganaderos procedentes de explotaciones de la zona.

Coren, que integra a 3.500 socios, con actividades en el sector avícola, porcino y vacuno, registró unas ventas en el pasado ejercicio de 607 millones de euros (101.000 millones de pesetas), lo que supone un crecimiento del 19% respecto a la registrada en 1999. Las exportaciones ascendieron hasta los 52,5 millones de euros (8.747 millones de pesetas) en 2000, siendo sus destinos principales Portugal y Argentina.