La compañía cervecera Heineken España, resultado de la fusión del Grupo Cruzcampo y S.A. El Águila, en cumplimiento de las exigencias impuestas por las autoridades de Defensa de la Competencia, y que se concretan en la reducción del 17% de su cuota de producción, ha suscrito un acuerdo con S.A. Damm para venderle dos de sus centros de producción y embotellado. Se trata de una de las plantas que tiene en Madrid, con una capacidad de producción de 1,3 millones de hectolitros, y la valenciana de El Puig, con 900.000 hectolitros de capacidad. Además de todos los activos vinculadas a las mismas, el acuerdo incluye el traspaso de cinco marcas secundarias para Heineken: Skol, keler, Estrella del Sur, Victora, Calatrava, Oro y derivadas.

El líder cervecero, una vez que el Servicio de Defensa de la Competencia de su visto bueno a esta operación, se quedará con cinco centros de producción (Madrid, Valencia, Sevilla, Jaén y Navarra), y con primeras marcas como Cruzcampo y Águila Amstel, y Buckler y Kaliber en el segmento de las de sin alcohol.