Tras relegarle como consejero delegado el pasado 2 de marzo, el Consejo de Administración de Danone ha decidido que Emmanuel Faber deje también de desempeñar el puesto de presidente. Ambos puestos eran detentados por Faber desde 2014. Los resultados cosechados por el grupo de alimentación, y la presión de los fondos accionistas de Danone para promover un relevo han provocado su salida.

La empresa ha designado a Gilles Schnepp como presidente del Consejo de la multinacional. Asimismo, Véronique Penchienati-Bosetta, actual consejera delegada internacional, y Shane Grant, consejero delegado en Norteamérica, tendrán la dirección conjunta del negocio mientras la compañía encuentra un nuevo consejero delegado. Penchienati-Bosetta actuará como consejera delegada y Shane Grant como consejero delegado adjunto.

La prioridad inmediata del nuevo presidente, junto con el Consejo, será liderar la transición, incluida la búsqueda del nuevo consejero delegado, para lo que la compañía contará con la colaboración de una agencia de búsqueda internacional.