AMDPress.- El grupo alimentario Ebro Puleva ha invertido 11 millones de dólares en la adquisición a la multinacional farmacéutica estadounidense Abbott Laboratories de las marcas Puleva en clase 5, que ampara leches infantiles, así como las licencias de comercialización de las marcas Puleva en clase 30, que incluye y protege los cereales infantiles.

Esta situación tiene sus antecedentes en 1994, cuando Abbott Laboratories compró la División de Nutrición y el Departamento de Investigación y Desarrollo (I D) de Puleva con sede en Granada.

En el primer semestre de 2003, Ebro Puleva obtuvo un beneficio neto consolidado de 63,78 millones de euros, un 19% más que los 53,62 millones registrados en el mismo período del año precedente. La división de lácteos alcanzó unas ventas de 243,99 millones de euros, un 6,4% menos que en el primer semestre de 2002, y un EBITDA de 26,99 millones, un 9,2% más que entre enero y junio del año pasado.

Con la recuperación de las licencias de productos infantiles, Ebro Puleva continúa potenciando la marca Puleva, que en los primeros seis meses del año acumula una subida del 3,3% en volumen y del 8,2% en valor.