AMDPress.- Ebro Puleva, acaba de desprenderse del 50% de la participación que poseía en la empresa Jesús Navarro, S.A (Proaliment), porcentaje que ha sido adquirido por 4,3 millones de euros por la familia fundadora de dicha empresa. La operación, que se enmarca en la política de Ebro Puleva de desinvertir en negocios no estratégicos, ha generado una plusvalía de 2,2 millones de euros. Según Guillermo Mesonero-Romanos, vicepresidente de Ebro Puleva y responsable de Estrategia y Desarrollo Corporativo, “esta operación no solamente es beneficiosa en términos económicos para nuestros accionistas sino que tiene toda la lógica desde un punto de vista estratégico. Nuestros planes pasan por desarrollar y hacer crecer el Grupo Ebro Puleva de una manera rentable y sostenida en el tiempo, a través del desarrollo orgánico de nuestras líneas de negocio e inorgánico en otros sectores complementarios”.

Esta operación supone un nuevo avance en el plan estratégico de Ebro Puleva cuyas líneas maestras, según la propia compañía, pasan por orientar la actividad del grupo hacia negocios estratégicos y de valor añadido, líderes, y con capacidad de generar sinergias entre las distintas unidades de negocio. En este sentido, Ebro Puleva ha adquirido recientemente las marcas de arroz de Kraft Foods en Alemania, Austria y Dinamarca, operación que ha reforzado su posición de liderazgo en el mercado europeo. Otra de las líneas seguida por Ebro Puleva está en desinvertir en aquellos negocios y empresas considerados como no estratégicos. En este capítulo, el Grupo se ha desprendido con anterioridad de empresas como Proterra, Ciapsa, Progando, Vasco de Gama o Tauste, a la que ahora se suma Jesús Navarro.

Jesús Navarro, fundada en 1919 en Alicante, fabrica, comercializa y distribuye productos vinculados a los sectores de especias, condimentos, infusiones y postres, principalmente, bajo marcas como Carmencita, Amalur, Mandarín o Siesta.