AMDPress.- El primer Congreso de Ciencia Internacional de Ciencia, Tecnología y Seguridad Alimentaria, celebrado en Pamplona del 25 al 27 de noviembre, acogió la presentación de las nuevas técnicas de conservación de alimentos, como la alta presión, el frío o los pulsos eléctricos y magnéticos, que en los próximos años se utilizarán con normalidad.

Estas nuevas tecnologías, según la directora del Instituto del Frío del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Pilar Cano, se emplearán dentro de unos años en la industria alimentaria de forma combinada, porque en ellas trabajan desde hace más de diez años investigadores europeos y estadounidenses.

La industria de la alimentación utilizará “las altas presiones o los pulsos eléctricos y magnéticos combinados con antimicrobianos naturales y los sistemas términos tradicionales en función de las características de cada producto”, puntualizó Pilar Cano.

En este momento se está estudiando si la utilización de estas técnicas de conservación debe incluirse en el etiquetado de los productos. El empleo de la alta presión sí consta en las etiquetas de algunos cárnicos loncheados que se comercializan en España y, según la directora, no se ha producido un descenso del consumo.

El congreso ha contado con la presencia de científicos y especialistas que exponen las últimas tendencias en seguridad y desarrollo de nuevos productos.