AMDPress.- El gasto en alimentación (canal Alimentación y HORECA) creció un 4,8% durante el pasado año, hasta situarse en 69.406,2 millones de euros, según el Panel de Consumo Alimentario, presentado ayer, martes, 16 de marzo, por el Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Miguel Arias Cañete.

El gasto en los hogares (similar a la distribución por el canal Alimentación) aumentó un 4,6%, mientras que en Hostelería y Restauración ascendió un 5,9% y en Instituciones (colegios, hospitales, etc.) cayó un 1,2%. La distribución del gasto (un 73,1% corresponde a Hogares; un 25,1%, a Hostelería y Restauración; y un 1,8% a Instituciones) hace que el total acumulado sea el 4,8% ya mencionado.

Por su parte, el consumo (en volumen) fue un 1,8% superior a 2002 en Hogares; un 2,8% en Hostelería y Restauración; un 2% en Instituciones; y un 2,1% en el acumulado de los tres segmentos. Según Arias Cañete, este aumento se ha debido en gran parte al incremento de la población.

Por otro lado, la subida de los precios fue del 3% durante 2003, moderando su progresión respecto a 2002, cuando se situó en un 6%. Conviene señalar que estos datos no pueden compararse con el índice de Precios al Consumo porque proceden de una serie de alimentos, ponderados según su importancia relativa dentro del gasto familiar.

Respecto al comportamiento de los principales productos, el consumo de carne (supone el 22% del gasto total) se ha mantenido, si bien la certificada ha ganado cuota, hasta el 14% del volumen y el 21,5% del gasto en carne fresca. Por su parte, los alimentos procedentes de la pesca (14% del gasto) han aumentado su consumo ( 0,8%) y su gasto (incrementa un 3% el precio).

En lo que se refiere a leche líquida (4% del gasto), continúa su tendencia a la baja y cede un 2,4% del gasto y un 1,9% del consumo. Por el contrario, los derivados lácteos /6,5% del gasto total) aumentan sus ventas un 3,5% en volumen y un 6,8% en valor; mientras que la leche enriquecida crece y supone ya el 16% del total de leche líquida.

A su vez, el pan (6% del gasto) desciende su consumo (-1,2%) y su precio (-0,5%); y la bollería/pastelería (3% del gasto) aumenta su volumen un 3,6% y registra una bajada del precio del 0,4%. También sube el consumo del aceite (2% del gasto), en concreto un 1,3%, gracias al comportamiento del aceite de oliva ( 1,2%), que representa el 61% del volumen total de aceites.

En cuanto a las hortalizas (5% del gasto), el consumo de los productos frescos sube un 3,7%, a pesar de la tensión de los precios ( 6,4%); mientras que las frutas (7% del gasto) mantienen el aumento de ejercicios anteriores ( 3,5%), superando el 10,4% de incremento de los precios.

Por último, hay que destacar los crecimientos del consumo de platos preparados ( 9%), cervezas ( 7,5%), frutos secos ( 6,2%) y agua mineral ( 5,4%); así como el descenso de zumo de uva/mosto (-11,3%), caldos (-7,9%), sidra (-7,8%) y miel (-5,9%).