El volumen de negocio del mercado aditivos y complementos alimentarios en España se situó en 2014 en 440 millones de euros, un 3,5% más que en 2013, año en el que creció un 1,2%, tal y como señalan los datos aportados por la consultora DBK, filial del Informa D&B, del grupo Cesce. Así,  "La tendencia de crecimiento encuentra su explicación en el lanzamiento de nuevos productos multifuncionales, con mayores prestaciones y beneficios para la salud, así como en la preferencia de productos naturales frente a los artificiales", apuntan desde DBK.

Las empresas del sector continuaron potenciando sus ventas en el extranjero. Las exportaciones se dirigen principalmente a los países de la Unión Europea, si bien se aprecia una creciente importancia de las ventas en mercados emergentes, como países de Asia, América Latina y África.

Para 2015 se estima un crecimiento del mercado español de alrededor del 3-4%, que podría elevarse hasta el 4-5% en 2016, alcanzando un valor de 475 millones de euros en el último año.

En el sector operan alrededor de 150 empresas con actividad relevante como fabricantes o importadores de aditivos y complementos para la industria alimentaria, que generan un empleo en el sector de unos 1.250 trabajadores. La mayor parte de las empresas son de mediana y pequeña dimensión, si bien junto a ellas opera un número reducido de compañías de gran tamaño.

La mayoría de las empresas del sector tienen presencia en otras actividades, siendo frecuente la fabricación o comercialización de otros ingredientes alimentarios, o de aditivos para las industrias farmacéutica y cosmética. Entre las empresas más diversificadas destacan las centradas en productos químicos, que cuentan con una amplia variedad de productos destinados a diferentes industrias.