AMDPress.- El mercado nacional de helados está aprovechando las condiciones meteorológicas de los meses primaverales y estivales para recuperar la caída de ventas registrada durante el pasado año. En 2002, la estacionalidad del consumo de helados en España provocó que el mal tiempo del verano ocasionara un descenso del 3% en la comercialización, respecto al ejercicio anterior. Sin embargo, en el presente año, las altas temperaturas y el aumento del gasto de los turistas están contribuyendo a un incremento de las ventas, que podrían alcanzar los 223 millones de litros ( 1,5%) 700 millones de euros ( 4,5%). De igual forma, las previsiones para 2004 apuntan a la consolidación de esta tendencia al alza, con un incremento de alrededor del 5%, según la consultora.

En este sentido, el presidente de la Asociación Nacional de Elaboradores, Artesanos y Comerciantes de Helados y Horchatas (ANHCEA, organización que agrupa a 412 heladeros asociados, de los que el 70% de los mismos están ubicados en el litoral), José Luis Gisbert, ha explicado que las ventas de helados han crecido un 20% en el territorio nacional. Según Gisbert, los meses de junio y julio están resultando “muy positivos” en ventas, sobre todo en las comunidades del arco mediterráneo: Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía.

En lo que se refiere al pasado año, el mercado de helados de impulso, que concentró el 34% de las ventas (75,6 millones de litros), descendió un 8,5%; mientras que tanto la distribución moderna, como el canal de hostelería y restauración repitieron las cifras de 2001, con 55 y 89 millones de litros, respectivamente. Para la consultora DBK, este trasvase del consumo hacia la compra para el hogar y hostelería continuará a medio plazo, sobre todo en éste último canal, que se verá reforzado por el desarrollo de nuevas cadenas de heladerías.

Estas aperturas se centrarán en la ampliación de la cobertura geográfica, hacia zonas interiores, y en la entrada en zonas de alto tránsito de población, como centros comerciales, hipermercados y centros de ocio.

Por empresas, según DBK, las cinco primeras compañías heladeras (Unilever Foods, con Frigo como cabecera; Avidesa, propiedad de Nestlé España y productora y comercializadora de la marca Camy; Grupo Kalise Menorquina; Miko, también filial de Nestlé España; y Aiadhesa) obtuvieron una cuota de mercado conjunta del 75%.

Como se recordará, Nestlé España sufrió en 2002 un descenso de las ventas en su negocio heladero, aunque destacó que su evolución fue mejor que la del conjunto del mercado, aumentando su participación en el mismo gracias a sus innovaciones en productos y servicios, como las máquinas de vending. Además, la compañía vendió mediante una MBO (management buy-out) la fábrica y el centro de distribución de Alzira (Valencia) de su subsidiaria Compañía Avidesa, que se dedicará a actividades de marketing y comercialización de la marca Camy.

Por su parte, Frigo (Unilever), que redujo un 4% sus ingresos anuales durante 2002, anunció una inversión de 120 millones de euros, entre 2003 y 2005, para el reposicionamiento global de su identidad corporativa.

De igual forma, Helados Alacant anunció a principios del presente año una inversión de seis millones de euros en la construcción de un nuevo silo de 50.000 metros cúbicos, que servirá para coordinar el incremento de la producción con la estacionalidad de la venta, así como base para futuros planes de crecimiento.