El Índice de Precios al Consumo (IPC) volvió a crecer en marzo un 0,4% para alcanzar una tasa interanual del 3,9%, una décima más que en febrero, según los datos publicados el jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). En marzo de 2000 la inflación se situó en un 2,9%. Esta aumento volvió a estar causado por el fuerte repunte en el precio de los alimentos, que una vez más neutralizaron la mejora registrada por los productos energéticos y los carburantes, que registraron un descenso de una y dos décimas respectivamente. Y es que aunque el precio de la carne de vacuno se redujo un 1,2%, el efecto de la crisis de las “vacas locas” provocó un encarecimiento de las carnes frescas sustitutivas y de otros alimentos como la patata, que acumula una subida del 19,8% desde marzo de 2000.