El Tigre, marca española de gaseosas y sodas en polvo, ha experimentado un crecimiento de un 300% en su producción debido a una fuerte demanda que coincide con el decreto de estado de alarma en España. Se estima que, desde sus instalaciones ubicadas en la Comunidad Valenciana, han salido 200.000 sobrecillos diarios.

El objetivo de sodas y gaseosas El Tigre, desde el inicio de la crisis sanitaria, ha sido procurar el abastecimiento y permanecer en los lineales de los supermercados que comercializan la gaseosa de repostería de forma habitual a pesar de las dificultades vividas durante todo este tiempo.

El Tigre ha pasado de fabricar 80.000 a 240.000 sobrecillos diarios, lo que ha supuesto el aumento de turnos de trabajo y de personal

“El confinamiento generó mayor elaboración de recetas caseras: bizcochos, magdalenas e incluso pan. Esto a su vez, produjo desabastecimiento de levaduras e impulsores en los lineales de los grandes supermercados lo que provocó una fuerte demanda en nuestro producto” explica Alfonso García, responsable de Gaseosas El Tigre.

El Tigre ha pasado de fabricar 80.000 a 240.000 sobrecillos diarios, durante estos meses de confinamiento. Paralelamente, el aumento de la producción ha conllevado el aumento de turnos de trabajo y de personal.

Se trata de un producto que empezó a comercializarse en farmacias y pequeños ultramarinos. La reciente fusión de varios proveedores de farmacia significa que Bidafarma ha pasado de proveer solo en Sevilla a proveer en todo el territorio nacional, lo que afecta positivamente a las ventas de El Tigre.

Además, hay que señalar que Lidl y Consum son dos de las cadenas que han implementado recientemente el producto. Y Unialco, que ya era cliente, ha empezado a comercializarlo en Cantabria y País vasco a través de sus supermercados BM y Super Amara.