Cañamás renueva su contrato por dos años más con Chep, al haberse hecho entrega del certificado medioambiental con los ahorros alcanzados en 2018.

Por un lado se ha evitado el consumo de madera en 88.910 decímetros cúbicos, equivalente a más de 86 árboles. Además, han reducido las emisiones de dióxido de carbono en 104.449 Kg, lo que equivale a más de dos vueltas al mundo. Por último, se han disminuido los residuos en 8.407 Kg, o lo que es lo mismo, más de dos camiones de residuos.

Quico Peiró Cañamás, director de Operaciones del grupo comenta: “El camino hacia la sostenibilidad solo se puede alcanzar con el trabajo conjunto de proveedores y clientes, y con Chep esa colaboración marca la diferencia”.

La empresa familiar comercializa unas 130.000 toneladas anuales, entre naranjas y mandarinas. La compañía tiene una fuerte presencia en Francia, donde lidera el sector de los cítricos. Para el mercado francés, Chep ofrece soluciones de Última Milla (LMS) como la Mini Fresh Box, pensada especialmente para frutas y verduras. Esta solución tiene el objetivo de mejorar la visibilidad y el posicionamiento del producto en la tienda y conseguir así una mayor venta en promoción, un factor clave para este sector.

Vicente Molla, director Comercial de Chep España, dice: “Hace más de 20 años que Cañamás apuesta por nuestro modelo de negocio sostenible. Para nosotros, la consolidación de nuestro contrato por otros dos años supone una motivación para seguir optimizando su cadena de suministro y ayudándoles a alcanzar sus objetivos de sostenibilidad. Esperamos seguir estrechando esta relación como auténticos socios del mercado.”