Ferrero, fabricante de marcas como Raffaello, Kinder, Nutella y Tic Tac, entra a partir de este mes en el mercado heladero con las marcas Raffaello y Ferrero Rocher. Los helados de Ferrero serán “Made in Spain”, ya que se producirán en la planta que la compañía valenciana ICFC (Ice Cream Factory Comaker), tiene en la localidad valenciana de Alzira.

La producción a través de ICFC responde a la adquisición por parte de Ferrero de una participación mayoritaria en la empresa en julio de 2019. ICFC es uno de los principales fabricantes de helados en España, está presente en más de 15 países y emplea a más de 600 profesionales. 

Antonella Sottero: “Ferrero se adentra en un mercado de rápido crecimiento, que es altamente complementario con el portafolio existente de la compañía desde el punto de vista de la estacionalidad y el momento de consumo, y que representa una gran oportunidad”

Ferrero pretende impulsar el segmento de helados con el objetivo de situarse entre los líderes en este mercado. 

Apuesta por España

Grupo Ferrero, que cerró el ejercicio 2020 con una facturación de 11.400 millones de euros, distribuirá sus nuevos helados en España, pero también producirá para Italia, Francia, Austria y Alemania, en una primera fase de expansión en Europa.  Este lanzamiento es un hito para la historia de la compañía a nivel mundial, pero también para Ferrero Ibérica.  

Según Antonella Sottero, directora general de Ferrero Ibérica, “debemos sentirnos orgullosos porque hoy España escribe una página muy importante en la historia de una compañía referente en el mundo”.  Antonella Sottero ha explicado que “Ferrero se adentra en un mercado de rápido crecimiento, que es altamente complementario con el portafolio existente de la compañía desde el punto de vista de la estacionalidad y el momento de consumo, y que representa una gran oportunidad”. Respecto a los nuevos productos, Antonella Sottero ha añadido que “están elaborados con la misma filosofía y calidad que empleamos en la elaboración de cualquier producto Ferrero utilizando toda nuestra experiencia y atención a los detalles por los que nuestras marcas son conocidas”.

En el futuro, Ferrero espera ampliar su portafolio de productos en este mercado. Los helados Ferrero Rocher y Raffaello son el primer paso de un compromiso con este sector a largo plazo.