Aral Digital.- La Programación de Actuaciones de Control Oficial en el ámbito de la Calidad Comercial Alimentaria 2008, que se recoge dentro del documento que elabora anualmente el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapa) ratificado en la Mesa de Coordinación de la Calidad Alimentaria, ha sido aprobada dentro del marco de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, celebrada ayer 7 de abril en Lanzarote.

Dicha Programación garantiza el cumplimiento de la legislación en materia de control de calidad de alimentos, para finalmente lograr prácticas equitativas en el comercio de alimentos y la protección de los intereses de los consumidores, incluido el etiquetado.

Así, para establecer la programación de actuaciones para el presente año, se han observado criterios como la aplicación de normativa reciente o con previsión de publicación en el año 2008; la importancia relativa de las diferentes producciones alimentarias en cada Comunidad Autónoma; y la coordinación de los servicios del control oficial de la calidad comercial de todas las Comunidades Autónomas.

Además, se ha tenido en cuenta la estructura de los distintos sectores que operan en la producción y distribución, en cada Comunidad Autónoma, en función del número de empresas, el volumen de producción o facturación de las mismas y sus recursos técnicos.

También se han valorado los conocimientos, la experiencia y los resultados derivados de las actuaciones de años anteriores; la problemática que afecta a sectores y productos específicos; las inquietudes manifestadas por los sectores y por organismos administrativos; la disponibilidad de medios personales, técnicos y materiales; y la eficiencia y servicio a los ciudadanos.

El documento, que se elabora con base en las actuaciones programadas por los servicios de control de la calidad comercial de las Comunidades Autónomas, dirigidas a controlar las normas que regulan los productos alimenticios como sus características, etiquetado, procedimientos de elaboración y su presentación, así como de su publicidad, vigilar la lealtad de las transacciones en materia de producción y comercialización alimentarias, y la prevención de las infracciones a la normativa sobre calidad alimentaria, entre otras.