Martínez Loriente, interproveedor de Mercadona, redujo un 4% el precio de sus productos en 2013 en apoyo al consumidor y como inicio de una estrategia expansiva a largo plazo, ha explicado la empresa. Las ventas crecieron un 2,3% y superaron los 118 millones de kilos.

En paralelo arrancó un proyecto de Cadena Agroalimentaria Sostenible con el objetivo de crear riqueza en la ganadería española generando una amplia red de granjas asociadas en todo el país. "Para alcanzar estas metas los accionistas de Martínez Loriente decidieron, a comienzos de 2013, sacrificar sus beneficios del año", señala la compañía.

"La seguridad alimentaria, la calidad, el mantenimiento del empleo y el servicio al cliente han sido valores irrenunciables en esta política expansiva que hemos emprendido en 2013. El objetivo último es poner al cien por cien nuestras plantas de Cheste, Tarancón y Buñol, producir mayores volúmenes y lograr un precio/kilo cada vez más competitivo en beneficio de "El Jefe" consumidor", explica Francisco Garrigues, consejero delegado de Martínez Loriente.

Para llevar adelante este objetivo la empresa decidió, a principios de 2013, reducir el precio de sus productos un 4%. Como consecuencia, la facturación total del ejercicio 2013 fue de 534 millones de euros. Las ventas aumentaron un 2,3% y alcanzaron los 118.865.448 kilos de vacuno, ovino, porcino, hamburguesas y elaborados cárnicos. Se trata de la cifra más alta en los doce años de trayectoria de Martínez Loriente. La consecuencia inmediata fue el incremento de las cuotas de mercado que crecieron un 0,9% en porcino, el 0,5% en ovino y el 0,7% en vacuno.

La práctica totalidad de la materia prima que procesó Martínez Loriente en 2013 fue de producción nacional (un 91%) con las solas excepciones motivadas por los picos de producción de la empresa o dificultades de abastecimiento en el mercado interno.

Durante 2013 Martínez Loriente se mantuvo en el entorno de los 1.500 empleos. La compañía llevó a cabo el pasado año una inversión de casi 10 millones de euros por adquisición de activos, lo que incluye el desarrollo del Área de Elaboración de Buñol y la granja experiencial de Villamarchante.